Perro Viaja 30km Diarios En Metro Hasta Que Un Hombre Le Sigue

Share

Perro Viajero

El hombre estaba esperando el metro como todos los días cuando se fijó en un improbable pasajero que esperaba entre los demás viajeros. Era un perro. Al principio, pensó que era de alguien, pero no era el caso. 

El hombre ya no podía quedarse de brazos cruzados. Tenía que averiguar a dónde se dirigía el perro. Cuando se dio cuenta de lo que el animal estaba haciendo, llamó inmediatamente a las autoridades. 

Un Pasajero Insólito

Unsplash

Amir solía ir al trabajo en su propio coche. Pero como llevaba en el taller desde el día anterior, decidió utilizar el transporte público para ir al trabajo. 

Amir no esperaba ver algo así en su primer día cogiendo el metro. Un perro esperaba pacientemente junto a la gente en la estación, y saltó al vagón en cuanto éste se detuvo. Nadie prestó mucha atención al perro, salvo Amir. ¿Qué estaba pasando? 

Sólo Un Vagabundo

Public Domain

Amir intentó buscar al perro en el metro. Pero antes de tener la oportunidad de encontrarlo, el tren llegó a la estación de Amir. Éste tenía que bajar e ir a trabajar. 

Al principio, creyó que el perro era sólo un vagabundo que había entrado en el vagón sin rumbo. Así que trató de olvidarlo. Pero ese no sería el final de su historia. 

Más De Una Vez

Public Domain

Amir se fue a casa pensando que no volvería a ver al perro. Pero al día siguiente se llevó la sorpresa de su vida. El perro estaba otra vez ahí, esperando en la misma estación de metro. 

Y la cosa no quedó ahí. Durante los días siguientes, Amir siguió viendo al perro tomando el mismo metro que él. Empezó a preguntarse qué estaba pasando. ¿Era el perro un vagabundo y algún viajero lo alimentaba? ¿O era algo mucho más sombrío que eso? 

Conduciendo

Public Domain

No todos los días fueron iguales. En una ocasión, Amir vio cómo unas personas empujaban al perro y lo sacaban del vagón. Intentó detenerlos, pero era demasiado tarde. 

El tren ya había salido de la estación, y el pobre perro se quedó en el frío cemento, corriendo en círculos. La gente pasaba a su lado, y nadie le prestaba atención, excepto Amir. 

Perdido

Public Domain

Amir pudo ver desde la ventana que el perro actuaba de forma extraña, como si estuviera perdido. El perro estaba desorientado y se movía caóticamente entre la gente que esperaba el siguiente tren.

Antes de que Amir pudiera hacer nada, el tren salió de la estación. El hombre seguía pensando en la forma de ayudar al perro, pero primero tenía que encontrarlo de nuevo. Se dispuso a descubrir el misterio del perro viajero. 

Intentando Ayudar

Public Domain

Al día siguiente, Amir se llevó algunas golosinas para perros cuando se fue a trabajar. Esperó en la misma estación de metro y el perro no tardó en aparecer. Estaba un poco más sucio que de costumbre, pero su pelaje marrón era inconfundible. 

El perro aceptó las golosinas moviendo la cola. Al verlo tan feliz, Amir se alegró de poder ayudar al perrito. Pero el joven no pensaba detenerse ahí. 

Decisión Difícil

Public Domain

Amir recibió una llamada en la que se le comunicaba que su coche estaba arreglado y listo para ser recogido del taller. En ese momento, decidió seguir tomando el metro para ir al trabajo hasta que tuviera la oportunidad de ayudar al perro.

El coche podía esperar. Pero quién sabe en qué problemas podía llegar a meterse ese perro cada mañana. Amir tenía que actuar pronto. 

Llamando A Las Autoridades

Public Domain

Decidió llamar a las autoridades, que le remitieron a un refugio de animales local. El personal del refugio estaba tan desconcertado como Amir cuando escucharon la historia. Al principio, el equipo quería simplemente capturar al perro y tratar de encontrarle una familia adoptiva. 

Pero el misterio de adónde iba cada día y por qué no se resolvería así. Y eso significaba que alguien podría estar esperando al perro en casa o que tal vez estuviera cuidando de algunos cachorros. No podían saberlo con seguridad. Así que el personal fue en otra dirección. 

Rastreando

Public Domain

El personal del refugio de animales decidió ponerle un rastreador al perro para saber exactamente a dónde iba. No fue fácil ganarse la confianza del perro, pero con la ayuda de Amir lo consiguieron. Ahora sólo les quedaba esperar. 

El rastreador por fin estaba activo y sobre el perro. Cuando el personal vio por dónde iba el perro, no supieron cómo reaccionar. Nunca habían visto nada igual. 

Un Viaje Muy Largo

Public Domain

Cuando el personal revisó el rastreador después de un día, no podían creerlo. El perro había hecho un viaje muy largo por la ciudad, y nadie sabía por qué.

Durante los días siguientes, la historia fue la misma. El perro viajaba durante un buen rato y luego, por la noche, volvía a su zona de partida. 

Boji

Public Domain

Alguien del personal del refugio de animales decidió rastrear al perro a pie para averiguar a dónde viajaba cada día. 

El hombre descubrió rápidamente que el perro se llamaba Boji. Le vieron vagar entre los lugareños, que empezaron a fotografiar al perro mientras viajaban en el metro, en los trenes e incluso en el ferry. 

Muy Inteligente

Chris McGrath

Estaba claro que el perro era muy inteligente. Conocía todas las normas del transporte público y cedía el paso a los pasajeros que desembarcaban, esperándoles y entrando en el tren cuando éste se había vaciado por completo.

En las estaciones de metro y de tren, Boji esperaba en la terraza si hacía buen tiempo, y se metía dentro si hacía frío o llovía. El hombre nunca ha visto un perro como él. 

29 Paradas

Public Domain

Al comprobar el rastreador con más detalle, el personal del refugio de animales descubrió que Boji realizaba unas 29 paradas al día, recorriendo una distancia de entre 27 y 30 kilómetros.

Boji, aunque es un perro callejero, es un cruce de Sivas Kangal y perro pastor y toma su nombre de la terminología ferroviaria perteneciente al idioma turco. 

Revisión De Salud

Public Domain

El can había sido revisado a fondo recientemente, y el examen demostró que el perro tenía todas las revisiones de salud hechas y estaba esterilizado. Por lo tanto, el pobre perro había pertenecido a una familia, pero ahora llevaba una vida de vagabundo.

Viajaba durante mucho tiempo para llegar a la gente y a los establecimientos donde podía conseguir algo de comida. Era una aventura diaria para el perro conseguir ser alimentado por las muchas personas que le querían y apreciaban. 

Siguiéndole

Public Domain

Por si fuera poco, se habían abierto muchas cuentas en las redes sociales para saber dónde se había visto a Boji por última vez, ya que los pasajeros disfrutaban de su compañía mientras viajaban. 

La presencia del perro era siempre tranquilizadora y alegraba a todos los pasajeros con los que se encontraba. Todos ayudaban al perro a encontrar su camino y le daban golosinas cada vez que lo veían. Desde que la gente empezó a hacer seguimiento de Boji durante sus aventuras diarias, el can se ha convertido en una sensación en Internet. 

La Celebridad Canina

Public Domain

Chris McGrath, fotógrafo de Getty Images, conoció a Boji por primera vez en Twitter. Algunos usuarios empezaron a publicar selfies con el perro, y ahora incluso tiene sus propias cuentas de Instagram y Twitter con miles de seguidores. 

Chris decidió ir a Estambul para ver al perro por sí mismo. Siguió a Boji durante un día para ver a dónde iba y fotografiar sus aventuras. No podía creer lo que estaba viendo. 

Todo El Mundo Le Conocía

Chris McGrath

“Sabe dónde ir. Sabe por dónde salir”, explica Avlin Erol, jefe de atención al cliente del Metro de Estambul. 

“Era un patrón realmente interesante, era como si supiera a dónde ir y tuviera un propósito”. Y para muchos, Boji se ha convertido en un miembro muy querido de la comunidad. Todo el mundo le conoce. 

Espíritu Libre

Chris McGrath

Mientras Chris seguía a Boji, no podía creer que las historias fueran ciertas. “Es un espíritu tan libre. Siempre va de un lado a otro en cualquier medio de transporte que haya a su alcance. Cada vez que pasa por delante de un autobús o una furgoneta o cualquier medio de transporte, sólo quiere subirse a él. Es realmente extraño”, dijo a CNN News.

Chris no sólo confirmó que Boji efectivamente viaja hasta 35 kilómetros al día en el transporte público – descubrió algo que era aún más increíble.

Un Viaje De Fin De Semana

Chris McGrath

¡Boji ha sido visto incluso haciendo un viaje de fin de semana a las Islas Príncipes! Para ir y volver, Boji tuvo que hacer un viaje de una hora en ferry.

Cuando sube al ferry, sabe a dónde ir: se dirige al lado de la cubierta donde da el Sol. “Le encanta el agua”, explica Chris, “cuando el ferry se pone en marcha, empieza a ladrar a las olas”. Pero eso no fue lo único que descubrió Chris. Boji sabía exactamente qué ferry elegir.

Choosing Between Two Ferries

Reuters

“He checked one, and people were getting on. I don’t know how he knows, but that one was going to Eminön. And the other one was going to Beşiktaş,” Chris said, laughing. 

“So he checked the Eminön one and went no, that’s not the right one. And then he ducked under the turnstiles and went on to the Beşiktaş one. I don’t know how he knows, but he seems to like riding the Beşiktaş ferry.” Chris also discovered another quirky habit of Boji’s…

Good Vibrations

Chris McGrath

Chris was told by the municipal workers that Boji seems to enjoy the different engines of the various vehicles he rides. 

“At the ferry, he’ll sit at the back where the engine is because of the vibration; he likes it,” Chris explained. “And when he’s on the Metro, he sits where the wheels are – like right underneath on top of the wheels. He always likes this feeling of sitting on those.” Indeed, that’s how Boji got his name.

His Namesake

Chris McGrath

Boji got his name from the area of the subway right above the wheels – it’s known as the bogie area in railway terminology. In Turkish, bogie translates to Boji. 

But how is a street dog able to find enough food to survive on the streets of Istanbul? Being a stray on the streets is dangerous for any animal, so what makes Istanbul different? 

Stray Animals In Istanbul

Reuters

Istanbul is known as Catistan for a reason – there are so many stray dogs and cats wandering around on the streets. But being a stray dog in Istanbul is different from being a stray anywhere else in the world. 

The city of Istanbul has a program that protects the vast numbers of strays that roam the streets. Food is provided by the city, and there are spay-and-neuter programs and emergency care services for all stray animals. It’s not hard for Boji to find enough food.  

Food For Strays Everywhere

TRTWorld

“There’ll be water and a food bowl out for animals hidden away in the corners of restaurants or houses,” Chris explains. “So Boji knows where to go.” 

The municipality is even considering putting up flyers about Boji on the transit system to give people guidance on how to interact with him. But how do the people of Istanbul react to Boji?

Protective Of Their Mascot

Chris McGrath

“He went into one restaurant and two men sort of shooed him away, yelled at him,” Chris said. “And then you hear someone else, another restaurant owner, yelling at those guys going: ‘It’s Boji! It’s Boji! Don’t shoo him away! So he’s definitely got celebrity status now.” 

And it’s not just the community members of Istanbul who protect their beloved mascot. Avlin Erol and the other municipal workers have quite a soft spot for the traveling dog… 

Looking After Him

Chris McGrath

Since Boji became so well-known, municipal workers started bringing him in for regular check-ups at the vet. 

They also took it upon themselves to do a behavioral study to see if the dog was okay and that his interactions with humans wouldn’t be a problem for him and the people he meets every day. 

Making Sure He Was Okay

Chris McGrath

“They took him to a training camp sort of thing and gave him some TLC, some grooming, some shots,” Chris told CNN News. 

“They watched him interact, fixed his tracking collar, and that took about a week.” Once they were sure Boji was healthy, they released him again – but not without creating a small kennel for him at one of the Metro stations. 

Global Superstar

Reuters

Since people learned of Boji and his strange train-hopping habits, he’s become a global internet sensation. He boasts more than 79,000 followers across his Twitter and Instagram accounts.

 Many of his followers are the commuters of Istanbul who know him personally. “You take the train and, suddenly, you see Boji,” said Aylin Erol of Metro Istanbul. “You just smile and catch the moment, really.” 

A Permanent Shelter

Chris McGrath

The municipal staff also feeds Boji whenever he decides to come back to his kennel. But he doesn’t like to stay in one place for too long. He chooses to keep moving. 

The workers also keep tabs on him from afar, using a mobile tracker to see where he goes and make sure he is safe.